Sobre la marcha

Últimas horas del tediooooso y a la vez ocioso turno de mañanas…hasta dentro de 4 días, pero por suerte se presenta una semana entretenida.

Mañana me voy a San Sebastían con M, y ya hemos diseñado el plan casi para casa día, incluyendo una escapadita a Francia, concretamente a un pueblo que se llama «San Juan de Luz» y en donde me he venido arriba y he reservado en un sitio con una estrella michelin.

Me estrené en esto de las estrellas michelin el mes pasado en Bilbao, y menos de un mes después repito…espero que no se convierta en mi nueva afición, porque no se si va a salir muy rentable xD.

También tengo montado ya el viaje al festival con A. (también en Francia) para principios de Septiembre.

Es curioso como apenas tenía planes hechos a mediados de Mayo para este verano y al final está resultando bastante movido, soy un gran defensor de ir «sobre la marcha», cada vez más, de ir generando planes a medio o corto plazo porque sabes que el cuerpo te lo pide. Me da miedo planificar algo para dentro de 4 o 5 meses y luego que llegue el momento y que no me apetezca.

Por suerte tengo un trabajo que me permite esa capacidad de improvisación, soy consciente de que hay gente a la que no le queda más remedio que planificar todo al dedillo porque saben que solo van a tener libre «x» días en una determinada época del año.

En fin, ya traeré mis impresiones de San Sebastán y alrededores, ya que nunca he estado por esa zona.

Volviendo a mis triviales asuntos veraniegos, ayer proseguí mi aventura con Harrier DuBois en Disco Elysium y viví un momento mágico en mi vida videojueguil que atesoraré junto a mi primera visita al árbol Deku, Arthur Morgan gimoteando un doloroso «Tengo miedo», o Psycho Mantis diciéndome que guardo la partida muy a menudo.

Lo de ayer fue algo muy simple: Un hombre perdido y destrozado mental y físicamente cantando en un karaoke de madrugada una triste canción al más puro estilo Leonard Cohen. Ya está. Me encanta como un videojuego puede hacerte empatizar con ciertos personajes hasta el punto de que me quedase viendo esa escena con una bobalicona sonrisa y una sensación paz tremenda. Solo me supo mal que Kim no estuviera presente para ver la actuación 😦 .

Ah, y empecé el libro de «American Psycho» y la cosa promete, estoy deseando llegar a casa para empezar el segundo capítulo.

No creo que vuelva a escribir por aquí en unos días, a ver que ofrece la semana.

Espero que la tuya vaya muy bien.

::::::::::::::::::.M E R O V I N G I O 13:11 ::::::::::::::::

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: